Sobrevivir a la infoxicación, o cómo gestionar tus feeds

Hace siete años que descubrí los blogs. Como consecuencia, casi inherente, empecé a seguir otros blogs visitándolos diariamente para leer las actualizaciones. El número se incrementaba día a día hasta que, por evolución natural, migré a la subscripción de contenidos.

Wordle: Infoxicación

Infoxicación: intoxicación por sobreabundancia de información

Lo reconozco, me encanta la sindicación a contenidos. Esto de por sí no significa nada hasta que alcanza el nivel de adicción, la necesidad imperiosa de estar al tanto de todo cuanto antes, la ansiedad de tener entradas que leer, el agobio de no llegar a leerlo todo. En definitiva, la infoxicación.

Como en cualquier adicción, el primer paso es admitirlo. Y tras admitirlo llegan las medidas para desengancharse y organizar la lectura de forma productiva sin renunciar al placer de hacerlo.

Esto es un simple recopilatorio de trucos que en mi caso funcionan pero no tienen por qué ser útiles en otros casos.

Read More

Anuncios

¿Qué es la sindicación de contenidos?

Icono RSS

Icono usado para identificar una fuente RSS

En la Web existen multitud de sitios que son de nuestro interés y que se actualizan regularmente. Hace pocos años, la rutina típica al empezar la jornada consistía en visitar estos sitios para estar al tanto de las últimas novedades. Con el paso del tiempo, la lista de sitios se ha incrementado notablemente y la frecuencia de actualización es cada vez mayor, llegando a decenas de actualizaciones diarias. En estas condiciones, estar al día de estas actualizaciones es una tarea complicada y, según se incrementa la lista de sitios, puede llegar a ser imposible.

La solución a este problema es lo que se conoce como sindicación de contenidos. Bajo este nombre se encuentra un conjunto de formatos y aplicaciones (RSS, Atom, feeds, agregadores…) que permiten crear un resumen unificado de una serie de sitios.

La base del sistema es RSS (Rich Site Summary), un formato especial, basado en XML, que permite indicar los cambios realizados. Un fichero RSS (también llamado alimentador, canal, feed, fuente o sumario) se puede ver, de forma simplificada, como un conjunto de actualizaciones, avisos, noticias… con sus datos asociados. Aunque es el más extendido, no es el único formato con este cometido, pudiendo usarse RDF o Atom.

Al tratarse de un formato estándar es posible desarrollar aplicaciones que puedan utilizar esa información: los agregadores. Un agregador, también llamado lector, es un programa al que se le indican una serie de RSS de ciertos sitios de interés (subscripciones) y que periódicamente comprueba si hay entradas nuevas y las almacena. De esta forma, el usuario puede ver en el lector todas las novedades de los sitios de su interés en un único lugar, en lugar de visitar todas las páginas. Además, suelen incorporar valores añadidos como búsquedas, gestión de categorías, estructurarlas en árbol, agregación de subgrupos, filtros, envío por correo electrónico…

Esquema RSS

Esquema de funcionamiento del RSS (Imagen: En clave de TIC)

La mayoría de los agregadores soportan el formato OPML. OPML es otro formato estándar basado en XML en el que se recogen todas las subscripciones de un agregador, es decir, es la lista de los canales RSS que tiene subscritos. Como la mayoría de los agregadores permiten importar/exportar este formato se puede utilizar para cargar las subscripciones cuando se cambia de agregador o para pasarlas a los amigos.

En el mercado existen multitud de agregadores entre los que se pueden distinguir tres grandes grupos:

  • On-line: Son páginas web que muestran los titulares de las fuentes que se le indiquen. Cada una de ellas tiene unas características diferentes, por lo que lo mejor es probar varios servicios para ver cuál se ajusta a las necesidades. El primero en aparecer y el más utilizado es Bloglines (Mini-tutorial de Bloglines).
  • De escritorio: Se trata de un pequeño programa que suele esconderse en el área de notificación y que realiza la misma labor avisando de las novedades encontradas y, habitualmente, descargando el contenido para poder verlo sin conexión. Al igual que en el caso anterior existen múltiples opciones para cada sistema operativo, por lo que se deben probar varias aplicaciones hasta encontrar la más apropiada.
  • Extensiones: Se trata de plugins o añadidos a otra aplicación para que soporte la descarga y presentación de los canales, por lo que la elección depende del uso del programa en cuestión. En algunos casos la extensión se ha incorporado como funcionalidad en el propio programa. Algunos ejemplos son Maxthon (incorporado desde la versión 1.0), Thunderbird (incorporado), Sage (Firefox), RssPopper (para Outlook)…

Todos los agregadores tienen un funcionamiento similar: Se busca en la página el icono de canal RSS (o el viejo con XML sobre fondo naranja) y se copia la dirección del feed en el agregador (en algunos, basta con dar la dirección de la página que ellos buscan las direcciones). A partir de ese momento el agregador comprobará las actualizaciones de ese sitio.

Para iniciarse, o aunque se esté iniciado, es muy recomendable RSSFácil que no es más que el lector FeedReader de Windows (muy recomendable como lector para este sistema operativo), cargado con 100 fuentes RSS en español clasificadas por temáticas. Si se usa otro sistema operativo, o se quiere usar la última versión de FeedReader, es posible importar la lista de subscripciones desde el OPML de RSSFácil.