PHP: 3 años de retrospectiva

A inicios del año 2009 publiqué una entrada sobre el entorno de desarrollo que utilizaba para programar en PHP. Desde aquel lejano día ha llovido mucho y de lo descrito en el artículo prácticamente no queda nada. Esto me ha llevado a pensar en redactar la segunda parte del artículo comentando cómo ha evolucionado mi entorno pero el tema se me antojaba manido: mi cuerpo me pedía hacer algo más completo y elaborado teniendo en cuenta los grandes cambios acaecidos en estos tres años.

El ecosistema PHP ha estado bastante convulso en los últimos tiempos con la publicación de PHP 5.3, que supone la inclusión de varias novedades y un pequeño punto de ruptura. Pero éste es el pistoletazo de salida para una revolución cuyos primeros visos de cambio aparecen con la creación del primer, y hasta el momento único, estándar de facto de la comunidad PHP.

Pero sin duda, el gran empujón lo supone la segunda versión del framework Symfony. Partiendo desde cero con un diseño arriesgado y diametralmente opuesto al previo ha sabido reinventarse completamente. Incorporación de los últimos patrones, integración de componentes existentes y porte/adaptación de grandes soluciones ya inventadas, aunque fueran en el seno otras comunidades, son los pilares de este framework.

En artículos sobre PHP empiezan a surgir términos como inyección de dependencias/inversión de control, assets, event dispatcher, pruebas, behavior driven development… cosas lejanas o completamente inimaginables en la comunidad PHP cuando escribí el artículo previo. Y no sólo es esta evolución sino la pequeña constelación de proyectos que han surgido alrededor es realmente sorprendente y un impulso notable. Proyectos como Assetic, Behat, Monolog, Twig… portan las mejores ideas y soluciones de otras comunidades.

Grandes conocidos ya se han subido al tren: PhpBB fue el primero que decidió desarrollar PhpBB4 sobre el sistema y la comunidad de Drupal está integrando componentes de Symfony 2 en Drupal8. Aunque aún falta camino para llegar al utópico mundo en el que es posible rehusar el código de todas los grandes proyectos para montar tu sistema a medida, se han dado los primeros pasos en esa dirección.

Por ello, en lugar de un artículo desdiciendo lo que publiqué hace ya casi tres años, he decidido iniciar el 2012 con una nueva serie: Desarrollo de aplicaciones en PHP. La idea es cubrir las mejores prácticas, los puntos no documentados o trucos variados mientras desarrollo un par de aplicaciones sobre el Symfony 2.