El hipnotista

El hipnotista

Portada de «El hipnotista» (Lars Kepler)

Portada
«El hipnotista»

El salvaje asesinato de una familia en su casa de Estocolmo inicia una investigación policial. El comisario judicial Joona Linna solicita la ayuda del afamado ex-hipnotista Erik Maria Bark para hipnotizar al único superviviente en estado de shock e intentar averiguar el paradero de su hermana desaparecida para protegerla del agresor. Pero no todo sale según los planes y según se descubre la verdad la vida del hipnotista y de toda su familia comienza a peligrar…

Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril

Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril, autores bajo el seudónimo Lars Kepler

Escrita bajo el seudónimo Lars Kepler por el matrimonio formado por Alexander Ahndoril y Alexandra Coelho Ahndoril, El hipnotista es una novela negra ambientada en la nórdica Suecia, cuya sociedad es retratada mientras se avanza por el laberíntico entramado en busca de la resolución del rompecabezas. Acción y suspense combinada con flashes al pasado hacen una lectura es la mezcla capaz de generar la tensión necesaria para mantener el interés en la lectura.

Es la primera entrega de una serie que los autores pretendían publicar ocultando su identidad bajo el seudónimo. Tras su éxito, decidieron mostrar quién estaba tras Lars Kepler aunque será la firma de las próximas novelas de la serie.

En mitad de la noche, Simone se despierta repentinamente al notar un pinchazo en el brazo. […]

Por el espejo del pasillo, Simone ve a alguien inclinado sobre la cama de Benjamín con una jeringuilla en la mano. Los pensamientos se disparan en su mente. Intenta comprender lo que está sucediendo, lo que está viendo.

– ¿Benjamín? – dice con voz ansiosa – ¿Qué estáis haciendo? ¿Puedo pasar?

Se aclara la garganta, da un paso adelante y de repente le fallan las piernas, intenta agarrarse al aparador pero no consigue mantenerse en pie. […]

Y entonces ve que alguien arrastra a Benjamín por el suelo tirando de sus piernas. […] Benjamín mira a su madre a los ojos, está aterrorizado, mueve la boca pero no emite ningún sonido. Simone se estira para cogerle la mano pero no la alcanza. Sin fuerzas, trata de arrastrarse tras él, los ojos se le quedan en blanco, no ve nada, parpadea y observa en fragmentos intermitentes cómo arrastran a Benjamín por la entrada hasta el rellano, y cómo luego la puerta se cierra cuidadosamente. Simone intenta gritar para pedir auxilio pero no lo consigue, los ojos se le cierran, respira lenta, pesadamente, no logra inspirar suficiente aire.

A continuación todo se vuelve negro.

Lars Kepler: ‘El hipnotista‘. Planeta Internacional, 2ª edición (Marzo 2010). Página 198.