La prueba de la bañera

Un pequeño chiste para lograr alguna sonrisa

Durante una visita a un Instituto Psiquiátrico, le pregunté al Director qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o no ser internado.

— Bueno — dijo el Director — hacemos la prueba siguiente: Llenamos una bañera, luego al paciente le ofrecemos una cucharita, una taza y un cubo y le pedimos que vacíe la bañera. En función de cómo vacíe la bañera, sabemos si hay que internarlo o no y con qué tratamiento empezar.

— Ah, entiendo — dije — una persona normal usaría el cubo porque es más grande que la cucharita y la taza.

— No — dijo el Director — una persona normal quitaría el tapón… Usted que prefiere: ¿una habitación con o sin vistas al jardín?