F1 en estado puro: El duelo

Hace 30 años, disputándose el GP de Francia de 1979 en el Circuito de Dijon-Prenois, se vivió un duelo histórico. Un Ferrari y un Renault son los protagonistas con la segunda posición en juego.

Jean Pierre Jabouille (GP Formula 2, Bélgica)

Gilles Villeneuve (GP Imola 1979)

René Arnoux (World Series by Renault 2008, Hungría)

El podio del GP de Francia 1979:
1. Jean P. Jabouille (Renault)
2. Gilles Villeneuve (Ferrari)
3. René Arnoux (Renault)
(Imágenes: Wikipedia)

La carrera estaba cómodamente liderada por Jean Pierre Jabouille quién lograría la primera victoria para el Renault Turbo (apodado dos años antes “la cafetera/tetera amarilla”, curiosa coincidencia con la actualidad). Disputándose la segunda y tercera posición están su compañero René Arnoux (Renault RS10 [bi]Turbo, 1500cc-520 CV) y Gilles Villenueve (Ferrari 312 T4, 3000cc-515 CV).

Villeneueve vs Arnoux (F1 GP Francia 1979, Circuito Dijon-Prenois)

Gilles Villenueve (Ferrari nº12, izquierda) y René Arnoux (Renault nº16, derecha) en el GP Francia 1979. (Imagen Poleposition)

El duelo tiene como alicientes las ruedas castigadas de Villenueve y un motor tocado en el coche de Arnoux (quién a pesar de ello logró la vuelta rápida de la carrera). Sin ayudas electrónicas, sin los rigurosos sistemas de seguridad y con un diseño muy diferente al de los actuales monoplazas.

El vídeo contiene los últimos 10 minutos de la retransmisión del GP, sin duda alejada de las retransmisiones actuales. Se inicia con el abandono de Mario Andretti (campeón del año 1978 con Lotus). El inicio de las hostilidades Arnoux-Villenueve se inicia sobre el minuto 3:50. Tras tres vueltas con numerosos adelantamientos, salidas de pista y pilotos doblados, la balanza termina decantándose del lado del piloto de Ferrari.

En una carrera de F1 actual es casi imposible ver adelantamientos y estas imágenes quedan relegadas a un pasado nostálgico. Gracias a la falta de criterio, la normativa cambiante, el múltiple rasero, la unificación de los vehículos, los circuitos calcados… las carreras se están reduciendo a monoplazas dando vueltas sin ningún tipo de aliciente deportivo.

Estos duelos son los que forjan la leyenda y crean afición. Como se diría en una moderna retransmisión, ésto es F1 en estado puro.

Fuentes: